Tajin y los siete truenos

Tajin y los siete truenos. El origen del huracán. Mito

471

La lluvia es uno de los fenómenos más interesantes de la naturaleza ya que a diferencia de los huracanes u otros fenómenos más destructivos, esta se puede llegar a disfrutar mientras que en otros casos ayuda al crecimiento de cosechas necesarias para la alimentación de la población, sin embargo en el siguiente mito les relatare la manera en que se cree comenzó este fenómeno e iniciaron a originarse los huracanes.

Todo comenzó en los tiempos de los antiguos Totonacas cuando había un pequeño joven huérfano llamado Tajín  que se la pasaba haciendo travesuras a todos aquellos que se le atravesaran, a algunos les ponía pequeñas trampas con espinas, a otros les robaba sus pertenencias y ni siquiera los animales se salvaban pues a las hormigas les arrancaba las patas, a los chimpancés los apedreaba y en conclusión se trataba de todo un bribón que nadie era capaz de aguantar o querer cerca.

Un día Tajín estaba recorriendo el campo y en medio de su caminata se topó con un anciano de gran barba y cabellera que le dijo que él y sus hermanos, mejor conocidos como los siete rayos buscaban a alguna persona que les ayudara para realizar las labores de la casa, barrer, cosechar y cocinar, permitiéndoles a ellos continuar con su ardua tare de subir al cielo para juntar las nubes y hacer que comiencen a soltar gotas de agua que mantendrían el equilibrio de la naturaleza. En ese momento Tajín se ofreció para ayudar a aquel anciano mientras se imaginaba que estando a su lado tarde o temprano podría subir al cielo y bailar entre las nubes.

De este modo el anciano y Tajín comenzaron su viaje hasta el hogar del viejo, donde sus hermanos comenzaron a cuestionarlo, diciéndole que teniendo a aquel joven, Tajín comenzaría a conocer todos sus secretos, aprendiendo a utilizar sus capas con las que se elevaría al cielo y sus espadas que agitaban para provocar que comenzara a llover. La discusión duro horas y después de un buen rato, todos los hermanos acordaron que al tenerlo ayudándoles en su casa podrían desempañarse mejor en sus actividades, dejando de discutir por quien debería realizar las actividades de su hogar y pudiendo todos subir al cielo para crear la lluvia que tanto le hacían falta a las cosechas.

Durante días Tajín se mantuvo realizando las tares de la casa de una manera ejemplar, cocinando los más suculentos manjares, manteniendo la vivienda en orden y cultivando todo lo que le pidieran los siete rayos, mientras al mismo tiempo buscaba la oportunidad para tomar una de las capas y espadas que estos utilizaban en su labor, hasta que finalmente lo logro y subió al cielo a bailar como él se lo había propuesto, mientras al mismo tiempo agitaba la espada que tomo, desatando una gran lluvia que incrementaba cada vez que movía su filo, haciendo que los ancianos se percataran de que solo podía tratarse de Tajín y obligándolos a subir a las nubes donde lo corretearon durante horas hasta que lo capturaron y arrojaron al fondo del mar como castigo.

Se dice que el muchacho permaneció en el mar durante toda su adolescencia hasta que finalmente al llegar a ser adulto cobro gran fuerza y salía de su castigo subiendo al cielo para provocar una gran tormenta que posteriormente desataba un poderoso huracán que obligaba una vez más subir a los siete truenos al cielo para detenerlo y devolverlo al fondo del océano donde debería permanecer.

0/5 (0 Reviews)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Todos los derechos reservados

Pin It on Pinterest