La leyenda de la Virgen de Ocotlán. Tlaxcala

¿Alguna vez has escuchado de la aparición de la virgen a Juan Diego?

Muy seguramente si, o por lo menos has sabido algo de ella por rumores de algunos amigos y conocidos. Pues esta no fue la única vez que la virgen hizo acto de aparición frente a una persona, tal vez la más conocida, pero nunca la única

En esta ocasión te traigo la historia de la virgen de Ocotlán y como fue que se le apareció a un hombre llamado Juan Diego Bernardino, muy similar al de la aparición antes mencionada, pero…

¿Cómo apareció la Virgen de Ocotlán?

Todo esto aconteció en Ocotlán, Tlaxcala haya por el año 1541, irónicamente al pueblo enemigo de la primera aparición. 

En aquel lugar vivía Juan Diego Bernardino, un hombre que ayudaba a los enfermos que estaban cayendo productos de una epidemia. El hombre corría por agua para ayudar a los necesitados cuando de la nada la madre de dios se presentó ante él preguntándole…

– ¿A dónde te diriges?

El le explico la situación por la que estaban pasando muchas personas y que debía ir por agua para los enfermos.

La Virgen de Ocotlán
La Virgen de Ocotlán

La virgen compasiva y llena de amor le pidió que la acompañara, pues le daría un agua muy especial con la que no solo calmaría los síntomas de los enfermos sino que también los ayudaría a sanar completamente.

Juan Diego Bernardino, al tener en su poder aquella agua milagrosa corrió a socorrer a quien lo necesitara, no sin antes agradecer a la virgen y que ella le pidiera un favor.

Ella le solicitó que le contara a los franciscanos lo que había ocurrido y que al día siguiente debería ir al bosque de ocotes, donde podrían encontrar un imagen suya que debe ser llevada a la iglesia de San Lorenzo.

La imagen de la virgen

¿Si una persona llegara hoy en día y te dijera que se apareció la virgen le creerías?

Muy seguramente los franciscanos en un comienzo dudaron de la historia de Juan Diego, ¿quien no lo aria?, sin embargo el agua que llevaba consigo probó ser una cura para las personas que sufrían de terribles malestares. Así que lo escucharon y le dieron el beneficio de la duda.

EStos hombres no sabía qué pensar, algunos se habrán sentido dudosos, probablemente pensaron que se trataba de un charlatán que quería aprovecharse de la situación, aquella agua tenía algo raro, pero sus dudas se disiparon muy pronto al llegar a su destino.

Cuando llegaron al bosque, miraron como este ardía en llamas que no irradiaban calor, y un árbol brillaba más que los demás.

Los Franciscanos supieron que aquel era el árbol que buscaban y con unos machetazos arrancaron la corteza exterior que expuso la imagen de la Virgen, la cual fue llevada al templo como lo solicitó. 

Historias que se cuentan a su alrededor

Al igual que muchas otras imágenes que han tenido apariciones similares, se narra que la Virgen de Ocotlán cambia de color, es decir en ocasiones sus colores son más vivos de lo común, incluso algunas personas la han llegado a mirar sudar y sus expresiones del rostro.

Un relato que se narra a la llegada de la virgen al santuario, es que el sacerdote en turno, celoso, la relegó a un espacio sobrante dentro de la iglesia, sin embargo los ángeles la restituyeron al lugar de honor durante 4 veces en que se repitieron las acciones. 

Otras historias de Tlaxcala

La Virgen de Ocotlán

La leyenda de la Virgen de Ocotlán. Tlaxcala

¿Alguna vez has escuchado de la aparición de la virgen a Juan Diego? Muy seguramente si, o por lo menos ...
Leer Más