Saltar al contenido

El árbol del vampiro del panteón de Belen

En México han aparecido un sinfín de relatos, mitos y leyendas urbanas que llenan de terror a sus habitantes y a quienes llegan a sus tierras, este es el caso del árbol del vampiro o el vampiro del panteón de belén

Pero ¿de qué trata esta leyenda?

Pues esta historia se remonta al año 1880, durante el siglo XIX, cuando se comenzaron a hallar perros y gatos sin una gota de sangre. Esta situación preocupo a los residentes de Guadalajara, pero empeoraría cuando en lugar de animales fueron personas las que hallaron con condiciones muy similares.

El árbol del vampiro. Panteón de Belen
El árbol del vampiro. Panteón de Belen

Esta ola de crímenes desataron un gran terror entre los pobladores de Guadalajara quienes ahora temían salir por la noche a realizar sus actividades cotidianas, lo que era un verdadero problema ya que se estaba paralizando del pueblo, el cual era muy pequeño.

Las autoridades se reunieron y convocaron a una junta para buscar una solución al problema. Dentro de ella se llegó a la conclusión de que se trataba de un vampiro que asechaba durante la noche. Los vecinos establecieron horas para patrullar las calles y organizar vigilias para capturarlo.

Las noches fueron frías y llenas de espantos, los patrulleros sentían que se enfrentaban con el mismo demonio, pero una noche sus esfuerzos tuvieron resultados y dieron con el culpable. Lo hallaron mientras mordía a una persona en el cuello.

Se trataba de un hombre llamado Don Jorge. Aquel hombre se había mudado al lugar poco antes de que todo comenzara. Se distinguía de los demás por vestir siempre de negro y por realizar caminatas nocturnas. Aunque nunca logro llevarse bien con el resto de las personas.

El hombre logro escapar en esa ocasión, pero ya estaba identificado. La gente en su apuro por acabar por el problema le pidieron al sacerdote que exorcizar la hacienda donde habitaba, pero no obtuvieron ningún resultado.

Una curandera les menciono que la única manera de acabar con él, era clavándole una estaca en el corazón con la rama de un camichín, por lo que prepararon una trampa para capturarlo. Lo lograron e hicieron lo que la curandera les dijo, agregándole a la tumba una losa de concreto para evitar que resucitara.

Aquella enorme roca con el tiempo se partió, abriendo paso a una raíz de camichin que envolvió la tumba por completo. Este suceso conmociono a las personas, pero por miedo a que despertara el vampiro optaron por permitir que crecieran libremente.

La leyenda cuenta que algún día ese árbol caerá y el vampiro que yace debajo emergerá para aterrorizar Guadalajara una vez más.

Otras historias de Jalisco

Santa Inocencia

Santa inocencia, la niña de la Catedral de Guadalajara

En Guadalajara aún se cuenta la peculiar historia de una niña, cuyo cuerpo aún se encuentra conservado dentro de la ...
Leer Más
El árbol del vampiro. Panteón de Belen

El árbol del vampiro del panteón de Belen

En México han aparecido un sinfín de relatos, mitos y leyendas urbanas que llenan de terror a sus habitantes y ...
Leer Más

error: ¡¡El contenido está protegido !!