Saltar al contenido

La leyenda del cerro rico de Chilpancingo

México cuenta con una rica y variada cultura que abarca las más insólitas leyendas. Una de ellas es la del Cerro Rico de Chilpancingo, de la que muchas personas tienen testimonios que van pasando de boca en boca y por ello, se ha convertido en una de las más conocidas de la nación.

Todo comienza con el relato de que en el Cerrito Rico existe un tesoro de gran valor, con el que varias personas sueñan. Es esa la principal razón por la que se lanzan expediciones a ese lugar, con el fin de hacerse ricos. Supuestamente, arqueólogos han confirmado que hay una especie de pirámide de donde han sacado vasijas antiguas, piezas de oro y piedras preciosas.

Cerro Rico
Cerro Rico

Residentes de las zonas cercanas han dicho en varias ocasiones que en ese cerro, han visto constantemente, cómo caen del cielo bolas de fuego que se estrellan en la montaña. Incluso, hay gente que ha afirmado haber ido hasta el Cerrito Rico después de que desciende la bola y se han encontrado a una bruja azulada.

Un portal mágico

La historia del Cerro Rico de Chilpancingo dice que cada 24 de junio (el día de San Juan), en ese territorio es posible entrar a una cueva que lleva a un lugar mágico, una especie de ciudad en donde reina la fiesta, la gente bailando, comiendo, bebiendo y celebrando. Lo particular es que los habitantes de esa cueva son enanos.

Según la historia local, en las entrañas de ese lugar hay piedras preciosas como esmeraldas, rubíes, lingotes de oro y otros objetos valiosos. Quien entre allí puede tomar lo que quiera y llevárselo, pero hay una excepción.

Se supone que al estar en esa fiesta, nadie externo puede comer ni beber nada, tampoco tener una relación con alguna de las preciosas mujeres que están seduciendo. Si lo hace, quedará atrapado por siempre dentro de esa cueva sin poder salir.

Otro dato curioso es que al momento de tomar las piezas que la persona quiera, no puede hacerlo con la mano libre y limpia, sino que antes debe lavarse con abundante agua. Así, puede meter en sus bolsos lo que se ha llevado.

Un mito

Este mito ha ido pasando de generación en generación. Son realmente fenomenal todos los testimonios que se han tejido alrededor del Cerro Rico de Chilpancingo. Muchos hombres se han reunido en grupos y pernoctan en ese territorio con el fin de esperar que aparezca la cueva para meterse.

Sin embargo, a veces priva el miedo y el temor por dejarse enamorar por las mujeres míticas y quedarse atrapados por siempre en ese maravilloso lugar.

Al final, unos cuantos prefieren acampar en el cerro y compartir cervezas, cuentos, historias y comidas. Pero, la historia del Cerro Rico se niega a desaparecer. La curiosidad por saber si algo enigmático realmente ha tomado esa montaña cada día crece. Sino, que lo digan muchos jóvenes mexicanos que se han lanzado a la aventura de conocer cada uno de esos rincones.

Otras historias de Guerrero

[adinserter block=”1″]

Cerro Rico

La leyenda del cerro rico de Chilpancingo

México cuenta con una rica y variada cultura que abarca las más insólitas leyendas. Una de ellas es la del ...
Leer Más

error: ¡¡El contenido está protegido !!