La chica de la fotografía. Historia de terror

110

Un día en la escuela como cualquier otro, Tom estaba sentado en clase, esperaba seis minutos para la hora de salida cuando algo llamó su atención.

Su escritorio estaba al lado de la ventana, y cuando volteo y miro el césped observo una fotografía. Cuando terminó la escuela, corrió al lugar donde observo la imagen, corrió lo más rápido que pudo para que nadie más pudiera agarrarla antes que él.

Lo levantó y sonrió. La chica de la fotografía era la joven más hermosa que había visto en su vida, tenía un vestido con medias, zapatos rojos, y su mano mantenía el signo de amor y paz mientras sonreía.

Ella era tan hermosa que quería conocerla, por lo que corrió por toda la escuela y le preguntó a todos si la conocían o si alguna vez la habían visto, pero todos le contestaron “No”. Él estaba devastado.

Cuando estaba en casa, le preguntó a su hermana mayor si conocía a la niña, pero desafortunadamente ella también le dio la misma respuesta que todos los otros, era muy tarde, así que Tom subió las escaleras, colocó la imagen en la mesita de noche y se fue a dormir.

Ya más tarde en medio de la noche, Tom se despertó con un golpecito en su ventana, fue como un golpeteo de unos clavos, él se asustó, después del toquido escuchó una risita y vio una sombra cerca de su ventana, así que se levantó de la cama, caminó hacia ella, la abrió y siguió la risa, pero cuando llegó al sitio de donde provenía no había nada.

Al día siguiente volvió a probar suerte y le pregunto a sus vecinos si la conocían, todos dijeron

“Lo siento pero no”, cuando su madre llegó a casa, también le preguntó, pero dijo lo mismo que los otros, fue a su habitación, colocó la imagen en su escritorio y se durmió.

Una vez más fue despertado por un golpeteo, tomó la fotografía y siguió la risa, caminó por la calle y de repente un auto pasó y lo atropelló, estaba muerto con la imagen en su mano.

El conductor salió del automóvil e intentó ayudarlo, pero ya era demasiado tarde, entonces de repente, vio la fotografía recogiéndola, mirando a una linda chica sosteniendo tres dedos mientras sonreía.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

error: Todos los derechos reservados