Historias de trabajadores de hospitales

5 Historias espeluznantes de trabajadores de hospitales

68
Macara de ave

Los hospitales suelen ser sitios en los que las personas vamos a tratar de aliviarnos de algún padecimiento que nos aqueja, estos no son los sitios agradables para pasar una noche, e incluso pasar un día en ese lugar puede ser una horrible experiencia, pues dentro de sus paredes, muchas veces suceden desgracias, las cuales vuelven estos lugares en sitios muy lúgubres y fríos, donde la tristeza y angustia se respira a cada paso.

Por otro lado es prácticamente imposible evitarlos pues se mantienen en operaciones las 24 horas del día y los 365 días del año atendiendo a pacientes gracias a los médicos, enfermeras y otros miembros de su personal, quienes en esta ocasión nos cuentan las anécdotas más terroríficas que les han tocado vivir en hospitales.

5 historias espantosas de trabajadores de hospitales

 

Una voz extraña

Soy enfermera y trabajo en el turno de la noche desde hace algunos años en un asilo. Una noche estaba pidiendo algunas sabanas y otras cosas para la cama de uno de mis pacientes, cuando de repente estornude por accidente. En ese momento logre escuchar claramente como una voz de la habitación de al lado me dijo “Bendita seas” el problema era que esa habitación estaba completamente vacía.

En ese momento dude de mis propios oídos, aunque muy dentro de mí sentí temor y deseaba ponerme a rezar cuando volví a escuchar esa voz, esta vez más fuerte y clara diciéndome “Nuestro padre está en el cielo”

Desde ese entonces no me acerco al cuarto de sabanas sola y el mismo me causa mucho temor.

 

La historia de un doctor.

Trabajo en un hospital como un doctor. Un día estaba haciendo mi rutina diaria cuando de repente me dieron la alerta de que uno de mis pacientes se había puesto grave. Salí corriendo a la dirección que me había indicado cuando me topé con un hombre en bata que se veía asustado y que estaba algo nervios. Imagine que se trataba de uno de los compañeros de habitación del enfermo, por lo que le pregunte donde se hallaba el paciente a lo que él me señalo la habitación a atender.

Una vez que ingrese al sitio me percaté de que el paciente acababa de fallecer, pero lo que más me asusto fue que él hombre que estaba en la camilla, era el mismo que me señalo la habitación unos segundos antes.

Voltee a mirar al pasillo de donde venía pero no había nadie ahí.

 

Volviendo de la muerte

Trabaje en un hospital rural y en una ocasión tuvimos a una paciente que llego con un ataque al corazón. Trabajamos en ella tratando de reanimarla y otros procedimientos durante unos 30  o 40 minutos hasta que  finalmente el médico la declaró muerta e invitó a su familia a entrar. Su cuerpo yacía frente a ellos sin vida, mientras que algunos lloraban en duelo desconsolados.

Los miembros de su familia le rogaban que regresara y se despidiera cuando de repente se levantó. Ella se sentó abrazando a uno de ellos y se despidió. Ella no tenía pulso cuando la declaramos muerta y cuando volvió a caer una vez más e intentamos otra vez reanimarla la no volvió.

Lo único que puedo opinar de ese acontecimiento es que volvió solo para decir adiós. Fue una de las cosas más inquietantes que he visto.

 

Una habitación más oscura

Mi mamá trabajaba con mucha gente mayor y siempre ha descrito la paz después de que alguien mure en una habitación, como una “calma sobrenatural”. Sin embargo, un día, un anciano entró al hospital y era un poco mierda, haciendo insultos raciales y siendo un asno completo.

Ninguno de los miembros de su familia fue a verlo mientras estaba muriendo. Hizo llorar a las enfermeras por diversión.

Pero, las cosas cambiaron unas horas antes de que muriera, trató de ser amable, comenzó a asustarse mucho y cuando falleció, mi mamá dijo que la habitación se oscureció de alguna manera y que las enfermeras tenían miedo de entrar solas.

Lo único que podemos pensar es que la esencia de ese seños quedo impregnada de alguna manera en el lugar.

 

Algo extraño lastima a los pacientes

Mi madre es una enfermera que ayuda en las instalaciones de cuidado de un viejo pueblo, ella está constantemente viendo sombras y cosas que se mueven al grado que se ha convertido en algo norma para ella.

En una ocasión me contó que tiene miedo de entrar en una de las habitaciones porque algo siempre está lastimando a los ancianos que entran. Han salido con marcas de mordidas, arañazos y huesos rotos. Piensan que los ancianos entran allí y se lo hacen a sí mismos, pero algunos de los ancianos han dicho que un gran hombre oscuro es quien los lastima.

Bueno estas fueron algunos relatos y experiencias que han vivido algunos trabajadores en hospitales, si alguna vez has vivido algo similar o conoces alguna historia de esta clase, me gustaría que me la dejes en la caja de comentarios, también te comento que ya abrimos una tienda en línea donde podrás adquirir mascaras de monstruos. Visítala. Me despido

Si tienes alguna historia escalofriante, un relatos o has vivido algo paranormal envíanos tu historia a lacasitadelhorroroficial@gmail.com las mejores serán publicadas aquí, narradas o puestas en alguna de nuestras redes sociales. Saludos



error: Todos los derechos reservados

Pin It on Pinterest