El hombre que regreso como perro

El hombre que regreso como perro. Leyendas de México

569

La leyenda de “El hombre que regreso como perro” dice la tradición oral en Oaxaca que hace mucho tiempo existió un hombre muy rico y poderoso que se caracterizaba por la generosidad y la forma en que trataba a todos aquellos que trabajaran a su lado, pero pocos sabían que en una ocasión fue capaz de arrebatarle la vida a un hombre al cual enterró esperando que jamás saliera a la luz y se diera a conocer tan salvaje hecho.

Esta aterradora historia comenzó cuando un campesino pasaba por un pequeño tramo de bosque donde pudo escuchar a alguien pidiendo ayuda, iniciando de esta manera a buscar a tal persona a la cual nunca pudo hallar y en su lugar topándose con un extraño perro que lo dejo algo extrañado por no ser comunes en la región y contar con un raro color gris en su pelaje alejándose de él y perdiéndolo de vista rápidamente sin dejar rastro alguno, contando la historia a un grupo de hombres en una cantina más tarde los cuales no paraban de reír solo diciéndole que se trataba de un simple coyote que se atravesó en su camino.

Raramente esta historia pronto se inició a contar y un buen día un segundo campesino contó que a él le ocurrió un evento parecido alrededor de seis meses antes y posteriormente un tercero algunas semanas después con una diferencia en la que este extraño perro o ser se acercó a él asustándolo y diciéndole que necesitaba ayuda y relatándole la siguiente historia:

Yo era un hombre muy rico y poderoso, amado por todo mundo y considerado un hombre muy generoso entre las personas que me rodeaban pero un día uno de mis empleados cometió un error que me lleno de rabia contra él, comenzando a golpear hasta el punto de dejarlo inconsciente, posteriormente lo arroje a mis perros los cuales lo asesinaron y termine el trabajo enterrándolo en el pie de un árbol que se encuentra sobre el camino. Debido a esto mi alma quedo maldita y condenada a vagar por la tierra con el cuerpo de uno de mis perros hasta que aquel hombre reciba una cristiana sepultura.

En ese momento el perro le pidió auxilio y sin otra opción el campesino le dijo que lo ayudaría, corriendo a avisar a las autoridades los cuales buscaron abriendo una gran cantidad de hoyos en cada árbol que se encontrara en la orilla del camino pero sin encontrar absolutamente nada, dejando a este ser enfadado, tomando al campesino por una de sus piernas y arrastrándolo hasta el lugar donde debería cavar y donde hallaron el esqueleto del hombre que fue asesinado muchas años tras, dándole cristiana sepultura y de esta manera desapareciendo para siempre aquel perro con cabeza humana que atemorizo a diversos campesinos de la zona, abandonando atrás a muchas personas repudiándolo pues al final se trataba de una persona hipócrita que mostraba una cara y a sus espaldas se trataba de otra muy diferente del que todos conocían y admiraban.

Hoy en día es muy común encontrar a personas hipócritas, algunas solo buscan obtener beneficios acosta de nosotros, otras se aprovechan de nuestra buena fe o incredulidad pero las más peligrosas muchas veces se disfrazan de nuestros amigos y se encuentran a la espera de encontrar el momento oportuno para traicionarnos, ¿o ustedes que opinan? ¿Alguna vez los ha traicionado alguien cercano a ustedes de alguna forma?




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

error: Todos los derechos reservados