El Candirú. El temible pez vampiro del Amazonas

6913

El candirú o pez vampiro, es un anfibio que vive en los ríos del Amazonas y a diferencia de otros de sus compañeros, este pequeño animal acuático tiene la terrorífica historia de introducirse dentro de los órganos genitales o excretores de sus víctimas, si consideramos que en esta selva los animales que más prosperan son también los más temibles, ya podemos hacernos de una idea de cómo es.

El pez vampiro de entrada suele habitar en la zona más oscura, en el fondo del rio, donde acecha a su posible víctima, rastreándolas por las huellas de la urea y amoniaco que otros peces exhalan y presentes también en la orina, aun que al ser otro pez su principal víctima este los ataca con una velocidad descomunal y se introduce por la cavidad branquial, en la que se meterá y se incrustara fuertemente con sus espinas.

A partir de ese momento el anfitrión será mordisqueado por el pequeño Candiru hasta llegar a alguna arteria por la cual se dar un festín de sangre, saciara su hambre y saldra para digerir su alimento.

El candirú

El candirú

El temor de los hombres

Uno de los relatos que se dicen de este pes, es que a algunos nativos del sitio al meterse a bañar totalmente desnudos y orinar ahí como es frecuente, se topan con uno de estos anfibios y al ser atacados, se les introdujo dentro del pene, donde despliegan sus espinas e inician sus maniobras para alimentarse, provocando un dolor indescriptible.

Se dice que algunos de ellos intentaron sostenerlos, pero son muy resbaladizos y de nada sirvió, pero en caso de lograrlo e intentar jalarlos, el dolor que provocaran seria indescriptible.

Según los relatos de las personas, muchos de ellos recomendaban tomar infusiones o agua caliente con la que se buscara desintegrar al animal que se introdujo al miembro, sin embargo al no funcionar estos remedios la única alternativa que quedaría era la de llevar a cabo la castración, antes de que el pez vampiro llegara a la uretra donde provocaría inflamación y finalmente una muerte lenta y donde el confundido pez morirá también incapaz de regresar por donde llego.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

error: Todos los derechos reservados