¿Que sucede si dejo entrar a los black eyed kids a mi casa?

647

Eran alrededor de las 2 de la mañana en ese momento, así que la única idea razonable en mi cabeza era que debido ocurrido un accidente o que estos niños se perdieron y por mucho que mis instintos me dijeron que no los dejara entrar lo hice de todos modos.

Con nuestro primer artículo “Niños de ojos negros o black eyed kids les narramos un poco de lo que se sabe de estos seres y cual fue uno de los primeros avistamientos que se  produjeron en 1988, en esa ocasión aún no se sabía nada de ellos y mucho menos que tramaban o cuales eran sus intenciones, sin embargo con el pasar de los años otras personas se volvieron a encontrar con ellos y como era de suponerse no todos corrieron con la misma fortuna del primer caso, pues para su desgracia terminaron permitiéndoles entrar a su hogar.

La historia original fue publicada en weekinweird.com en inglés, sitio al que una mujer hizo llegar un correo con su historia, también nos gustaría mencionar que nos tomamos la libertad de modificar un poco el escrito para adaptarlo al español y fuera entendible, pero en esencia mantuvimos todo lo mejor que pudimos. El correo decía lo siguiente.

Dejé entrar a los black eyed kids a mi casa

Me gustaría comenzar diciendo que sé que es difícil de creer todo esto, pero ahora que las cosas han empeorado empecé a buscar historias similares a la mía y encontré su página Week in Weird y siento que debería compartirla y su sitio web parece el lugar correcto.

Cometí el error de dejar entrar a los Black Eyed Kids o niños de ojos negros a mi casa y ahora estoy preocupada de que pueda morir por eso. Espero que esto sea una advertencia para todos los que lleguen a estar en la misma situación y no cometan el mismo error.

Vivo a las afueras de una ciudad rural en Vermont. Es una comunidad unida donde todos se conocen y las personas no cierran sus puertas por la noche, nunca ha habido necesidad de hacerlo.

Hace un año aproximadamente me desperté al escuchar un fuerte golpe en la puerta de mi casa, en ese momento vivía en una pequeña casa en un camino de tierra, justo al lado de la ruta rural hacia la ciudad. Fue durante una tormenta de nieve, cuando las colinas cercanas se pusieron muy resbaladizas, por lo que supuse que alguien sufrido un accidente. Ya ha sucedido antes. Pero cuando miré por la ventana, vi huellas en la nieve que venían hacia nuestra entrada, pero no había ningún automóvil.

La nieve aún cubría la carretera y se veía que nadie había conducido por ahí durante al menos un par de horas. La vista de la puerta de la entrada estaba oscura, pero pude ver que alguien estaba parado ahí, no estaba segura de qué pensar, así que desperté a mi esposo para sentirme más segura y contarle lo que estaba pasando, los golpes en la puerta comenzaron una vez más y mi marido fue a ver que sucedía, mientras yo permanecí en el pasillo.

Para sorpresa de ambos cuando abrió la puerta, había un niño y una niña, de no más de 8 años, ahí, mirando hacia el suelo, en medio de la nieve, estaban vestidos de manera extraña y tenían cortes de cabello raros, el de la niña era muy largo y lacio, mientras que el niño tenía un corte anticuado que parecía de tazón, no estaban vestidos para el invierno y mi primer pensamiento fue que debieron haber sido menonitas, pero nunca hubo una gran comunidad de menonitas cerca de nosotros.

Pensando en ello, sé que mi reacción normal al ver a los niños debió ser invitarlos a pasar y envolverlos con algunas mantas, ofreciéndoles chocolate caliente, pero no fue así, los niños fueron muy desconcertantes, no nos miraron a los ojos y cuando mi esposo les preguntó si todo estaba bien, le preguntaron si podían entrar, él me miró como preguntándome “¿qué hago?”, les pregunté a los niños dónde estaban sus padres.

“Estarán aquí pronto”, es todo lo que dijeron.

Eran alrededor de las 2 de la mañana en ese momento, así que la única idea razonable en mi cabeza era que debido ocurrido un accidente o que estos niños se perdieron y por mucho que mis instintos me dijeron que no los dejara entrar lo hice de todos modos.

Fui a la cocina para preparar chocolate, mientras mi esposo los llevaba a la sala y yo ponía agua a hervir. Mientras lo hacía pude escuchar a mi marido hablar con los niños, les estaba preguntando ¿si estaban bien?, ¿de dónde venían?, ¿qué tanto habían caminado?, ¿si el auto de sus padres estaba averiado?, cosas así, pero siempre respondían “nuestros padres llegarán pronto”, hablaban con una voz sonora, no tenían miedo de estar en la casa de unos extraños.

Empecé a notar que nuestros gatos (teníamos cuatro) se estaban escondiendo, excepto Pigeon que estaba en la cocina conmigo, normalmente nuestros gatos son curiosos y amigables, aunque esto hace que debamos tener cuidado de que no salgan por la puerta cuando nos vamos, pero en esta ocasión ninguno de ellos intentó acercarse o ver quién estaba ahí, lo que me pareció muy extraño.

Por otro lado el pelo de Pigeon estaba de punta, miraba hacia la sala constantemente y cuando me incliné para acariciarlo y ver qué le sucedía, maulló y comenzó a gruñir retrocediendo hasta que se escondió debajo de la cocina. Nunca lo había visto hacer eso.

Cuando volví a la sala, los niños estaban sentados en el sofá muy quietos, pero mi esposo se llevó las manos a la cabeza, le pregunté qué tenía y él solo dijo que se inició a sentía muy mareado, que estaba bien, me volteé hacia los niños para darles su chocolate, pero al observarlos me quedé sin aliento. Sus ojos estaban completamente negros, no tenían el área blanca, solo pupilas negras.

Cuando vieron que tenía miedo, se pusieron de pie y me preguntaron si podían usar el baño, traté de mantenerme en calma y les mostré donde se hallaba, entraron juntos y me apresuré a volver con mi marido para preguntarle si había visto sus ojos, él también los había visto, estábamos en medio de una conversación cuando su nariz esposo a sangrar, nunca había tenido hemorragias nasales, pero sabía dentro de mí que esto tenía algo que ver con los niños en el baño e inicie a llorar, mientras iba por unos pañuelos para ayudarlo, fue ahí cuando se cortó la luz, escuché a mi esposo gritar mi nombre desde la sala y cuando iba por el pasillo me detuve en seco, los niños estaban ahí, no se movían, nunca había tenido tanto miedo en toda mi vida. Después de unos minutos que parecieron una eternidad, el niño me hablo y dijo…

“nuestros padres están aquí”

Caminaron hacia la puerta, la abrieron y salieron dejándola abierta, mi esposo se levantó para acercarse a mí, pero casi se cae, volteamos hacia la ventana y vimos a dos hombres junto a un auto color negro, parecían llevar trajes, eran muy altos, al menos 6 pies y cuando mi marido los saludó con la mano se limitaron a mirarnos, se subieron al vehículo y se marcharon.

En los siguientes tres meses nuestros gatos desaparecieron, solo podemos suponer que se escaparon, pero lo peor fue volver a casa y encontrar a Pigeon en un charco de sangre en la sala, parecía que había estado vomitándola, el veterinario nos dijo que tenía algún tipo de hemorragia, el sangrado nasal de mi esposo se volvió común y cuando fuimos a ver al médico no sabía qué hacer con él, pero ahí le detectaron un cáncer de piel muy agresivo, el doctor nos preguntó si usábamos camas de bronceado con frecuencia, por un minuto pensamos que estaba bromeando, pero no fue así, al parecer el tipo de malestar que tenía mi esposo estaba relacionado con el uso excesivo de esos aparatos.

Los médicos creen que mi esposo se recuperará, pero no entienden cómo es que avanzo tan rápido la enfermedad, él nunca ha trabajado al aire libre y pasa poco tiempo bajo el sol, por otro lado desde que dejamos que entraran a los Black Eyed Kids (niños de ojos negros) a nuestra casa, también he sufrido hemorragias nasales con regularidad, he tenido otros problemas que no mencionaré aquí, pero créanme cuando digo que de repente estoy en la peor condición de mi vida y nadie puede hacer nada al respecto.

Sé que todo esto es porque deje entrar a los Black Eyed Children a mi hogar, hemos contado la historia sobre estos niños a todos los que pudimos, pero nadie más los vio y algunos se ríen de lo asustados que estamos, dicen que solo eran “niños menonitas”, pero sabemos lo que vimos, ojalá mi esposo nunca hubiera abierto la puerta.

Siéntase libre de publicar esto como una advertencia para otras personas sobre los niños de ojos negros (Black Eyed Kids), mi consejo sería cerrar las puertas con llave, llamar a la policía y esperar a que amanezca, no cometan el mismo error que yo.

Como mencione en mi primer artículo, los niños de ojos negros en otras historias no se sabíamos nada, ni sus intenciones, sin embargo con este relato podemos notar una cierta conexión con los hombres de negro o unos hombres que se les parecen, generalmente presentes en conspiraciones ovnis o que sus padres tenían una cierta similitud con ellos, la adquisición del cáncer en la piel de su marido la cual es mencionada frecuentemente como uno de los síntomas de quemaduras por radiación y finalmente la mención de los padres de los niños de los ojos negros.

En cualquier caso, la advertencia sigue siendo la misma, no dejes que los BEKs o niños de ojos negros entren al lugar en el que te encuentras y aléjate de ellos.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

error: Todos los derechos reservados