Los ataúdes colgantes de Filipinas

Los ataúdes colgantes de Filipinas. Tradiciones

787

Dentro del mundo podemos encontrar muchas costumbres que pueden parecernos muy peculiares e incluso impresionantes, tal es el caso de los ataúdes colgantes de Sagada, Filipinas, uno de los cementerios más extraños que  podríamos imaginar.

Estos féretros son parte de la tradición de algunos grupos étnicos de en una zona montañosa de la isla de Luzón, donde se incrustan los cajones en la pared de un acantilado o cuevas junto con sus recién fallecidos, aunque siempre en un sitio que le dé la luz del sol, para dar vida al alma del difunto.

Ataúdes colgantes de Filipinas. Cueva

Ataúdes colgantes de Filipinas. Cueva

Algo curios de estos ataúdes es que son tallados en bloques de madera en una sola pieza y tienen el nombre de “xuanguan” que significa “ataúd colgante”. Muchas de estas cajas funerarias son tan viejas que incluso ya se están resquebrajando, permitiendo ver los huesos de sus residentes, aunque dentro de las cuevas estos se apilan uno sobre el otro, mucho menos visibles para los curiosos.

Algunos piensan que esta tradición tiene cerca de 5 siglos, otros hablas de que tiene 2000 años, y otras que ya lleva practicándose 3000.

Ataúdes colgantes de filipinas

Ataúdes colgantes de filipinas

Dentro de la tradición se cree que mientras más alto este el féretro más rápidamente llegara su familiar al cielo y este los podrá mirar desde las alturas, para ello el cuerpo es colocado en posición fetal dentro del sarcófago, el cual fue tallados por el mismo difunto en vida, para ser utilizado en esta ocasión, en la que lo visten con trajes coloridos e indumentaria con la que otros de sus familias lo reconocerán una vez que llegue al otro mundo.

Cementerio colgante. Ataúdes

Cementerio colgante. Ataúdes

Se sabe que incluso algunos de sus familiares esperan a que el cuerpo inicie a expulsar fluidos del ataúd ya que en ellos pueden encontrarse los talentos de su difunto y  podrían ser adsorbidos por ellos.

¿Tiene sentido esta práctica?

Aunque a simple vista se podría pensar que esta situación es una locura, podemos mirar un sentido más práctico en ella, ya que al vivir en una zona montañosa es necesario proteger los cuerpos de ser profanados por animales carroñeros, mientras que de ser enterrados también estarían ocupando un espacio que se podría ocupar para cultivar, y tratándose de un lugar en el que estos sitios escasean son muy valiosos.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

error: Todos los derechos reservados