Edward Gein

Edward Gein y sus objetos de piel humana

192

Ed Gein, (Edward Gein) cuyo nombre real es Edward Theodore Gein es un asesino que paso a la posteridad debido al escalofriante hallazgo que se encontraba dentro de su casa.

Nacido el 27 de agosto de 1906 y fue criado a las afueras de un pueblo con nombre Plainfield (condado de La Crosse, Wisconsin, Estados Unidos) desde un principio tuvo una infancia complicada ya que su padre George P.Gein (1874 – 19940) era una personas poco afectiva con su familia, que los solía maltratar y con un grave problema de alcoholismo, mientras que su madre Augusta T. Lehrk por otro lado poseía fuertes ideales religiosos que la llevaron a despreciar a los hombres y a considerar a las mujeres con la fuentes misma de pecado, camino que no debían seguir por ningún motivo sus hijos

Esta combinación de factores llevaron a Edward Gein y a su hermanos Henry a tener una educación muy estricta, en la que se les disciplinada con golpes constantemente, mientras que la influencia de su padre y poco afecto fueron derivando en el carácter antisocial de ambos hermanos.

La muerte de su familia

En 1940 muere su padre, George a los 66 años motivo por el cual el negocio de su familia comienza a decaer y se ven obligados a conseguir trabajo, aunque también con ello su hermano Henry desafía los ideales religiosos de su madre a lo que Edward Gein lo considera puras blasfemias y uno de los peores pecados que se pudieran cometer.

Desgraciadamente para Henry, muere en extrañas circunstancias en un incendio. El testimonio de Edward Theodore Gein, fue que se comenzó el incendio y se separaron para sofocarlo, dejándolo de ver desde ese momento, cosa que no le hizo sospechar nada a las autoridades.

Más tarde en el año 1944 su madre sufre un paro cardiaco que llevaría a su hijo a cuidarla durante los siguientes 12 meses, aunque finalizando su vida en 1945 y dejando a Edward Gein completamente solo.

Desgraciadamente la ausencia de su familia y principalmente de su madre fue el detonante con la que provocaron las extrañas conductas de Edward Gein, ya que se sumergió por completo en su afición por la muerte que tanto le llamaba la atención.

Los asesinatos que se conocen

Mary Hogan. 8 de diciembre de 1954.

Seymour Lester, un cliente de la taberna de Hogan dio testimonio del hallazgo que realizo cuando visitó el sitio, encontrando completamente solo el lugar, incluso cuando está abierto y topándose con un cartucho calibre 32 y un charco de sangre que conducía hasta la puerta trasera, interrumpido en unas huellas de neumáticos.

Bernice Worden. 16 de Noviembre de 1957

Algunos años pasaron de su anterior asesinato y cuando las cosas iniciaban a calmarse, Edward Gein cometió el segundo de sus crímenes y el motivo por el cual sería capturado.

Esta vez se trataba de Bernice Worden, la propietaria de una ferretería, a la que entro con el pretexto que comprar anticongelante para su vehículo y quedando su nombre como último cliente en los libros de contabilidad, los cuales condujeron hasta Edward, quien fue capturado.

La forma en que realizo el crimen fue de la misma manera que el de 1954, dándole un tiro en la cabeza y arrastrando el cadáver hasta su camioneta donde se la llevo.

La captura de Edward Gein y los objetos de piel humana

Una vez que Bernice Worden fue vinculada directamente con Ed Gein, se procedió a detenerlo, ingresando a su casa y hallando a Bernice Worden colgada y decapitada, con una enorme abertura recta en su cuerpo además de innumerables objetos hechos con piel humana, entre los que había zapatos, vestidos, cinturones, chamarras, pantalones e incluso platos con cráneos.

Las autoridades estaban perplejas ante tal descubrimiento, ¿acaso Ed Gein había asesinado a todas estas personas?

La respuesta es no. Durante el interrogatorio Edward Gein, confeso que él solía visitar las tumbas de las mujeres que le recordaban a su madre exhumando sus cuerpos y llevándoselas para crear estos artefactos. En algunas ocasiones tomaba todo el cuerpo pero en otras solo cortaba los miembros que le interesaban.

Objetos de piel humana de Edward Gein

Objetos de piel humana de Edward Gein

¿Cuál fue su condena?

Finalmente él termino recluido en el manicomio de Mendota en 1958 donde permanecería por tiempo indefinido y donde destaco por su buen comportamiento, realizando labores que lo llevaron a tener buena reputación y con la que pidió que se le permitiera salir del lugar, aunque se le negó. Falleció en el mismo sitio el 26 de Julio de 1984




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

error: Todos los derechos reservados